Ramírez Gallegos: "A quien entregas tu tiempo entregas tu (buena) vida"

Ramírez Gallegos: "A quien entregas tu tiempo entregas tu (buena) vida"

Por Ernesto Dufour - Miembro del CEIL "Manuel Ugarte" y el Observatorio Malvinas

Ante la nutrida presencia de docentes, estudiantes, no docentes, graduados/as, especialistas y dirigentes políticos y sociales se llevó a cabo la segunda jornada del Congreso Nacional de Filosofía que comenzara el día miércoles 3 de abril y que continuará hasta el sábado 6 en el campus de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa).

El evento rinde homenaje al Primer Congreso Nacional de Filosofía realizado en 1949 en la ciudad de Mendoza en el cual durante once días debatieron, de igual a igual, los más grandes filósofos del mundo en aquel momento, tanto europeos, norteamericanos como latinoamericanos. Dicho Congreso reunió a pensadores de la talla de Nicolai Hartmann, Jean Hyppolite, Carlos Astrada, José Vasconcelos , Benedetto Croce, Kart Jaspers, Hans Georg Gadamer, Galvano della Volpe, Bertrand Russell, Manuel Toussaint, Ernest Grassi, Juan Pichon Rivière, Julio Menvielle, Rodolfo Mondolfo, entre otros. Ese notable evento académico y político abrió las puertas para una filosofía latinoamericana de pleno derecho en el contexto de inmediata posguerra cuyo horizonte de dolor y destrucción refutó drásticamente las promesas de “progreso ilimitado” lanzadas desde la razón occidental con su carácter pretendidamente universal. Se trató de un momento marcado a fuego por la incertidumbre existencial ante el mundo por venir en el que el “espíritu (latino) americano” tenía algo para decir – u ofrendar- a la humanidad doliente.

Los contextos históricos entre ambos congresos son distintos pero las mismas preguntas, urgencias y esperanzas permanecen abiertas y continúan inquiriéndonos e interpelándonos como latinoamericanos en el actual orden mundial en dramática transfiguración.

En este marco, el Dr. René Ramírez Gallegos realizó su presentación en la mesa “Filosofía de la Cultura y el Tiempo. Patrimonio Cultural” en tanto expresión de un pensamiento propiamente latinoamericano. Dicha mesa contó con la presencia de Gustavo Souto que en nombre de la UNLa le entregó como presente al Dr. René Ramírez Gallegos un ejemplar del Martín Fierro. Formaron parte de la mesa, la Dra. Sandra Torlucci, rectora de la Universidad Nacional de las Artes (UNA) quien ofició de anfitriona y presentadora del Dr. Ramírez Vallejos y la. Dra. Susana Espinosa, a cargo de la relatoría de la mesa.

René Ramírez Gallegos, es Doctor en Sociología por la Universidad de Coimbra y Magister en Desarrollo Económico por el Institute of Social Studies. Erasmus University of Rotterdam. Fue Secretario de Educación Superior, Ciencia y Tecnología e Innovación de Ecuador, cargo que desempeñó desde 2011 a 2017 cuyas competencias incluían la rectoría de la política pública en el campo de la educación superior, la ciencia, tecnología, innovación y los saberes ancestrales. Además, desempeñó funciones como Presidente Pro Témpore del Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), así como fue máxima autoridad del eje Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Actualmente, es director de la cátedra UNESCO “Libertad de Expresión y Sociedades de los Conocimientos”.

En una presentación signada por una calma potente, Ramírez Gallegos abordó la cuestión del Tiempo desde la perspectiva del Buen Vivir basada en su tesis doctoral “La vida y el tiempo hacia la construcción de una teoría ucrónica”. Bosquejó para un público de escucha atenta, los lineamientos clave de una propuesta epistemológica, metodológica y empírica que denominó “Socio-ecología política de la Vida Buena”. Todo ello como parte de una teoría ucrónica surgida al calor de las transformaciones sociales recientes y las disputas por nuevos sentidos comunes en Ecuador y América Latina. La propuesta se encamina, entre otras cosas, hacia la utilización de la noción del tiempo como parámetro que permite evaluar cualitativa y cuantitativamente las políticas llevadas adelante por la revolución ciudadana orientadas por el proceso constituyente que tuvo en su base el horizonte (político, epistémico, vital) del Buen Vivir. Consiste en un intento por cerrar las brechas existentes “entre la teoría y las realidades fácticas, entre la academia y los movimientos sociales”, o bien, siguiendo a Buenaventura de Sousa Santos, entre “la teoría ciega y la praxis viva”. En este marco, destaca el expositor, surgió la necesidad de generar nuevos marcos conceptuales, empíricos y metodológicos que permitan dar cuenta de esa experiencia con el fin de acompañar y fortalecer tales transformaciones.

La Sociedad del Buen Vivir, sostiene René Ramirez Gallegos “es un cambio epistémico y social que no se condice con una propuesta analítica tradicional”. Un punto clave consiste en la ruptura epistémica remarcando la contraposición existente entre la teoría del Bienestar de tipo normativa y de corte occidental y el horizonte del Buen Vivir histórico plasmado en la Constitución ecuatoriana, “la sociedad que queremos construir es el Sumak Kawsay”, expresión quechua que incluye una cosmovisión ancestral de la vida que remite a la vida, pero no cualquier vida sino la vida digna en plenitud, o “Buena Vida” como resaltó en su presentación.

La perspectiva del Bienestar sostenida por las variadas corrientes progresistas que no escapan de los marcos epistémicos del racionalismo tiene un carácter de “arriba hacia abajo, a-geográfico y a-histórico” y se encuentra basada en preceptos normativos que el analista diseña mediante un proceso de abstracción muchas veces desligado de los contextos de disputa de poder concretos. La Vida Buena, como máxima valórica construida por la sociedad ecuatoriana, no se limita al bienestar y desarrollo sino, antes bien, los coloca en tensión y disputa por su alcance y sentido.

Así, los cambios sociales esctructurales que busca la sociedad del Buen Vivir terminan siendo cambios –también- epistémicos. Dichos cambios incluyen el pasaje del antropocentrismo al biocentrismo, de una economía de mercado a una economia social y solidaria, del patriarcalismo al feminismo y del colonialismo a un estado pluricultural y plurinacional, como consagra la constitución reformada. Por tanto, sostiene Ramirez Gallegos, la evaluación de las políticas públicas surgidas al interior del proceso ecuatoriano en los años recientes –incluso desde el punto de vista cuantitativo- no puede realizarse desde categorías conceptuales convencionales.

El invitado partió del supuesto de que “toda cultura es ante todo una determinada experiencia del tiempo y no es posible una nueva cultura sin una modificación de esa experiencia”. Resaltó que “toda utopía necesita la construcción de una nueva ucronía”. Todo orden social le corresponde un nuevo orden temporal y, por tanto, a todo nuevo orden le corresponde un nuevo orden temporal. Esta perspectiva conlleva la construcción de nuevos sentidos comunes como praxis de la vida cotidiana, aquello que vivimos las 24 horas del día.

Toda sociedad política tiene un sentido y un orden del tiempo, “el Tiempo para el capitalismo neoliberal es dinero”, en estrecha relación con la noción de productividad, producir más en menos tiempo, como medida de todas las cosas. Por eso, es necesario una propuesta teórica que transforme esa manera de concebir el tiempo.

Por el contrario, para la sociedad del Buen Vivir, el Tiempo es vida. La vida reclama tiempo para estar con la familia, los hijos, los amigos, la pareja, la vida pública, democrática y comunitaria, para la expresión creativa. Por tanto, las metodologías de evaluación de corte analítico centradas en lo económico no sirven para dar cuenta de la experiencia de la (buena) vida al dejar fuera del análisis el sentido subjetivo de construcción del tiempo. En el Tiempo, entendido como dimensión constitutiva de la vida, no existe la posibilidad de la acumulación. El equivalente “al stock material” en esta otra perspectiva es, en términos personales, el recuerdo y la historia y la memoria en términos colectivos y sociales. Solo la memoria y la historia son capaces de trascender la finitud de la vida, lo cual pone en debate los modos de construcción de las mismas. Aquí el arte y la cultura juegan un rol central en esa construcción. Sostiene René Ramirez Gallegos, “a quien entregas tu tiempo entregas tu vida y no cualquier vida sino una vida buena. El tiempo es parte de una perspectiva de relaciones de poder que se expresan temporalemente”.

La Socio-ecología política de la Vida Buena propuesta por René Ramirez Gallegos busca -precisamente- estudiar el bien vivir en articulación con el análisis del tiempo en tanto un modo de disputar el sentido del valor (económico) y diferenciarse drásticamente del relato individualista occidental. Constituye un marco teórico que permite evaluar las políticas públicas de un modo distinto al pensamiento hegemónico económico. Sostiene que “hay que cambiar la unidad de análisis, pasar a analizar el tiempo y no el dinero” ya agrega “con el solo hecho de cambiar la unidad de análisis te sale otro tipo de estratificación social totalmente diferente y otro tipo de intervenciones sociales”. Implicando otra teoría del valor que apunta a la desmercantilización y a la recuperación del valor de la tierra y la naturaleza como elementos centrales de la Buena Vida, “el Tiempo no como denominador sino como numerador”.

Su perspectiva temporal no solo contempla el kronos sino además el kairós. Esto es, la subjetividad , los ritmos y los sentimientos que permite determinar “quien se queda con el tiempo del otro”. A su vez, permite disputar no solo el sentido del pasado sino del presente y de las luchas futuras configurando un horizonte de justicia intertemporal e intergeneracional que contempla a los derechos de la tierra y de los aún no nacidos. Propuesta que en sí misma marca otra concepción de ciudadania distinta a la filosofía liberal, una ciudadania eco-republicana.

En este sentido, agrega un matiz significativo a la noción de epistemicidio elaborada por Buenaventura de Souza Santos al no escapar, esta última, de los parámetros del logocentrismo. No solo se trata de “epistemicidio” de otras racionalidades sino también de “sentiricidio” al obturar y desvirtuar el valor de las afectividades y el sentir para, a partir de allí , buscar las transformaciones sociales.

Por último, René Ramirez Gallegos destacó que si se ubica a América Latina en un ranking de innovaciones tecnológicas probablemente aparecería en los últimos peldaños. Por el contrario, si se toman en cuenta las innovaciones sociales que siempre dieron respuestas a las crisis civilizatorias -tales como la concepción de derechos de la naturaleza frente al ecocidio, la matriz normativa institucional tendiente a la construccion de una ciudadanía unviersal frente a la xenofobia, y la construcción estado plurinacional conforme a las múltiples nacionalidades y realidades culturales y territoriales frente al odio y al racismo, entre muchas otras- nuestro continente se destaca por dar respuestas efectivas y fecundas. Todas estas innovaciones no surgen de la academia sino de los movimientos sociales. Por tanto, propuso que la universidad latinoamericana debe incorporar como parte inescindible de su función social, los saberes ancestrales y lo producido por la comunidad para ser parte y fortalecer desde los campos del conocimiento las luchas emancipatorias por la transformacion social.

Ver artículo en la web de Megafón

 

MESA: FILOSOFÍA DE LA CULTURA

Presentador internacional:
René Ramírez Gallegos

Consejo Académico:
Universidad Nacional de las Artes (UNA). Sandra Torlucci

Relatora:
Dra. Susana Espinosa

PONENCIAS

Eje temático: Las diversas miradas/críticas
artísticas para el mundo actual

El proceso de restauración y la problemática de reinterpretar el arte ajeno
Alejandro Brianza

Filosofías para una crítica artística por medios informáticos
Leonard Echagüe

El problema ético del compromiso ontológico en la obra dramática
María Candelaria Sabagh

El lenguaje poético, una forma de “vitalizar” el mundo
Alejandra Alarcón, Pablo Cosentino y Martín Medina

Repoetizar el odio: experiencias artísticas argentino-brasileñas en tiempos de desdemocratización
Juan Albín, Hernán López Piñeyro y María Eugenia Redruello

Eje temático: Problemáticas socio-culturales de la actualidad analizadas desde la filosofía

Estar-siendo en juego: hedor y pulcritud. Experiencias en la Universidad Pública
Gustavo Makrucz

La akrasia estético-epistemológica y su interpretación en el ethos de nuestra polis contemporánea americana
Cristian Blas Ernesta

Heidegger y la clara noche de la nada
Leonardo Gastón Lagorio Dorrego

Cuerpos femeninos colonizados en los medios de comunicación
Magalí Laura Gómez

Construir y Habitar los espacios originarios en Latinoamérica
María Cristina Toro Zambrano

Limpiar, vaciar y despejar: aproximaciones hasta una poética singular en la creación dramatúrgica
Natalia Buyatti